Lo que ahoga es el patriarcado

por Minerva

Es simbólico. Los grandes medios titulan que justo el  3 de junio, al cumplirse el quinto aniversario del #NiUnaMenos, Rocío Fernández, militante feminista jujeña, fue asesinada a golpes. El sospechoso es su ex pareja, a quien ella había denunciado una semana atrás. Es simbólico que se haga hincapié en la fecha, que justo un día de movilización feminista sucede un femicidio.

Ese mismo día, ayer nomás, se hace pública la noticia del fiscal Fernando Rivarola de Chubut que caratula una causa de violación en grupo como “desahogo sexual”. Cuentan los medios que los violadores son “chicos bien”, que amenazaron a su víctima para que no hable, para que no cuente la bestialidad a la que fue sometida. Que no dijera que la violaron 4 hombres, mientras otros 2 vigilaban que nadie los descubriera.

Y para el fiscal fue un “desahogo”. 6 hombres violando a una nena de 16 años, un “desahogo”.

Es simbólico que esas noticias lleguen el día del #NiUnaMenos, así lo abordan los grandes medios. Se entiende, el simbolismo, la paradoja… Sin embargo para nosotras es moneda corriente. Nosotras contamos nuestras muertas cada día, todos los días. Nosotras estamos en la calle pidiendo que dejen de matarnos, mientras nos siguen llegando las noticias de una más. De una compañera del colectivo Ni una Menos que denuncia a su ex pareja y es asesinada. De una niña que fue violada y sus violadores son eximidos de cargo y culpa por la “justicia”, a la que todavía le seguimos pidiendo que esté del lado de las víctimas.

Ya sabemos cómo funciona, por eso nos duele la pregunta: “¿Y por qué no lo denunciás?”. Porque cuando hablamos de justicia patriarcal hablamos de esto. Porque la impotencia de ver la complicidad con los violadores, los abusadores, los femicidas es demasiado grande.

Ayer, otro 3 de junio, no dábamos más. Nos dividíamos entre nuestro reclamo y nuestra lucha y la tristeza de la muerte de Rocío, de una carátula judicial infame, e incluso de las torturas a integrantes de una familia Qom en el Chaco.

Porque de eso también se trata la lucha contra esta justicia patriarcal. Porque la protección con la que cuentan los abusadores se tiene que terminar. Porque no alcanza con evidenciar la violación de derechos, con que un presidente diga que algo es terrible, cuando es el poder de turno el que ejecuta, el que es cómplice, el que garantiza que todo esto suceda.

Estamos llenas de bronca, de dolor, de angustia, de ganas de romper todo. Sí, claro que queremos romper, porque estamos hartas, porque nos están matando y ya hace mucho dijimos basta.

No vamos a parar, no vamos a dejar de salir a la calle, no vamos a dejar de luchar por un mundo en donde podamos vivir libres y sin miedo.

Acá estamos, por todas las que no están. Porque el presente es feminista y antipatriarcal. Porque el futuro será nuestro, aunque no les guste.

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s