¡Impuesto urgente a la riqueza!

En estos días se conoció que algunos diputados del oficialismo quieren presentar un proyecto que intentaría crear un impuesto extraordinario a grandes ganancias o a las “grandes fortunas”. Rápidamente muchos medios, voceros del gran capital, salieron en cruzada a criticarlo hablando de un impuesto «confiscatorio» e intentando poner en alerta a la clase media. Aunque esta intención no sorprenda, sí choca con la acotada realidad del posible impuesto: los comentarios y borradores del proyecto hablan de cobrarle entre el 1 y 2% por única vez a quienes tengan patrimonios multimillonarios o hayan ganado más de 50 millones en el último período fiscal. Solo unas 33 mil personas, menos del 0, 1% de la población argentina, superan en patrimonio el millón de dólares que sería el piso para este impuesto extraordinario. Y unas 950 cuentas bancarias, radicadas en paraísos fiscales que suman 2600 millones de dólares en total, serían alcanzadas. Un «escándalo» por un impuesto apenas tibio y muy lejos de lo justo.

El país ya atravesaba una crisis económica más que importante antes de la pandemia del COVID-19 y el panorama para los próximos meses es mucho peor, lo cual desespera a la clase trabajadora, que ya sufre el desempleo, la precarización y salarios que no alcanzan para el día a día.

Ante este panorama el gobierno debe recuperar recursos de quienes se han llevado millones estos años a sus arcas y no las monedas que les sobren ni «gestos» cuyo único fin es ganarse a una parte de la sociedad. No se debe pedir «solidaridad» a quienes se benefician del capitalismo, que ya sabemos que no tiene corazón. El gobierno debe hacer justicia y recuperar los miles de millones robados, saqueados, no declarados o incluso «blanqueados» durante el gobierno de Macri; miles de millones en cuentas del exterior que no pueden explicar de dónde los sacaron. Debe cobrarles a quienes «legalmente» gracias al macrismo multiplicaron varias veces sus ganancias en solo cuatro años, como las empresas de servicios, bancos y especuladores. ¿Qué derecho pueden reclamar si amasaron esas fortunas fugando y robando? ¿Por qué se le deben contemplaciones y pedidos de solidaridad?

Es necesario un impuesto que haga justicia y sirva efectivamente para resolver las necesidades de la emergencia y sea puesto al servicio de millones que solo viven de su trabajo. Enfrentar al gran capital es la única forma de resolver esta crisis. Todos los pronósticos auguran una profunda recesión económica mundial en la era post pandemia. Ha quedado demostrado, una vez más, que los esquemas de libre mercado profundizan las desigualdades y abandonan a millones a la muerte. Se impone recuperar para el dominio público los resortes fundamentales de la economía, los bienes comunes y los recursos estratégicos. Es todas las crisis vemos cómo los capitalistas hacen negocio con el hambre y las necesidades del pueblo. Esta vez, tienen que pagar ellos.

Impuesto Urgente a la riqueza

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s