Preguntas de un laburante ante la pandemia

por Antonio

Todo bien, pero ¿quién va a pagar la crisis económico-social? Porque esto se viene grosso.

¿Quién nos va a cuidar? ¿La policía, gendarmería y prefectura? ¿En serio? ¿Como cuidaron a Santiago Maldonado, a Rafita Nahuel, a Pichón Escobar, a lxs miles de pibes asesinadxs por el gatillo fáci?

¿Nos quedamos o salimos?

La clase dominante la tiene clara: un vuelo privado y a «sufrir» el encierro a alguna mansión, alejada en lo posible, eso sí, con personal de servicio y demás trabajadores que los «asistan».

Los que no llegan a tanto se armaron un gimnasio en casa, se aprovisionaron de mercadería como para unos cinco meses, si necesitan artículos de farmacia o comida, no hay problema piden al delivery y se quedaran haciendo ejercicios en casa, comiendo como cerdos y haciendo maratones de series y películas en netflix. Mientras nos cuentan por Instagram los grandes padecimientos que viven por los días de cuarentena. Eso sí, todes recién llegaditos de Europa, Estados Unidos o Pinamar.

Ambos sectores (salvo aquellos que deciden salir y exponer a todo el mundo por puro egoísmo y patoterismoburgués) con altura moral se horrorizan de los que no cumplen con el aislamiento.

Pregunto: ¿Quién les lleva las provisiones para atravesar esos duros días en su casa?

¿Quién marca la agenda? ¿El decreto fue por el coronavirus? ¿O por los chetos que querían aprovechar el finde para hacer una escapadita? ¿Y los chetos de Pinamar que cierran los accesos, con qué autoridad? ¿Ahora los piquetes están bien? ¿Con qué moral?

Y nosotres en la disyuntiva: ¿Nos quedamos en casa o salimos?

Aquellxs que tienen sueldos asegurados mirando mal al que tiene que salir para ganarse el día. Lxs que salen, enojadxs cxn lxs trabajadores que tienen el «privilegio» de quedarse en casa. No importa que muchxs estén hacinadxs, que sea el caldo de cultivo para que aumente aún más la violencia de género y otros daños emocionales producidos por el aislamiento.

¿Qué será de los vínculos solidarios en una sociedad aislada? ¿Quién pagará, al decir de Alfredo Grande; los platos rotos por ir «de la casa a la casa»?

¿Quién se ocupa de aquellos trabajadores que, por trabajar en artículos de primera necesidad, van de «la casa al trabajo»? ¿Y de sus familias?

¿Alcanza el aplauso para lxs trabajadores de la salud? ¿Alguien se pregunta cuáles son sus condiciones de trabajo? ¿el aplauso también va para los médicos empresarios que lucran con la salud?

Cuando llegue el ocaso de la peste…¿quién pagará la pila de platos rotos?

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s