Larreta y Tagliaferri vaciaron las políticas sociales en CABA

Las políticas públicas sociales y el trabajo en la Ciudad de Buenos Aires se encuentran en un acuciante estado de emergencia. Los principales responsables son Horacio Rodríguez Larreta y Guadalupe Tagliaferri, candidata a senadora y actual ministra de la cartera de Desarrollo Humano y Hábitat de CABA.

Un poco de historia

Tagliaferri dirige el Ministerio que debería dar respuesta a las problemáticas sociales de los sectores más vulnerados de la sociedad, que son quienes más necesitan de una política activa por parte del Estado, cuya función según lo establece la ley, es la de promover y restituir derechos. Sin embargo esto no ocurre. En lo que respecta al rol del Estado y sus obligaciones, durante los 13 años de Gestión del PRO, primero con Mauricio como Jefe de Gobiernoen CABA, y ahora con Horacio Larreta, y los distintos equipos del Ministerio de Desarrollo Humano, encabezados primero por María Eugenia Vidal, luego por Carolina Stanley y actualmente por Tagliaferri, han desfinanciado las políticas públicas sociales que atienden a las poblaciones más vulneradas.

¿Por qué las políticas sociales están en emergencia?

El vaciamiento de los programas que se ocupan de dar respuesta a lxs niñxs que se encuentran alojadxs en hogares, las mujeres víctimas de violencia y/o el negocio de la trata, a quienes se encuentran en situación de calle, niñxs y adolescentes con consumo problemático de sustancias, etc., es producto del desprecio absoluto que tienen lxs funcionarixs del PRO con esta población. Los intereses de clase de estos gobernantes abren un abismo insalvable, una verdadera grieta, que se profundiza a diario. Mientras reparten migajas, demuestran que su interés es continuar teniendo ganancias extraordinarias junto a sus socios. Actúan como si siguieran al mando de sus empresas, pero son funcionarixs públicos, que tienen la obligación de garantizar y promover derechos.

Este vaciamiento está vinculado a las prioridades que la gestión de Larreta tiene para destinar el presupuesto de la ciudad más rica del país. El Metrobus y el Paseo del bajo son ejemplos de obras que le costaron a la ciudad millones de pesos y con las que Larreta busca calzarse el mote de “Faraón”. La plata que va destinada allí es dinero que no va a los hogares en los que se encuentran niñxs y adolescentes, hogares que hoy en día se caen a pedazos, a los que les faltan insumos básicos y un mínimo de personal profesional. Mientras se destinan millones de pesos para el mantenimiento de las macetas que se encuentran distribuidas en las esquinas de la ciudad, el gobierno de la ciudadle brinda escaso apoyo económico a las víctimas de violencia de género, necesario para que éstas dejen de depender económicamente de quienes las violentan. Abundan los ejemplos de áreas a las que se debería destinarle presupuesto y el GCABA no lo hace porque elige orientarlo a aquello que le puede significar algún rédito político o económico, para ellxs o sus socios.

La precarización laboral es la otra cara del vaciamiento de la política pública

La precarización laboral es una política de Estado que se ha profundizado durante la presidencia de Macri y el gobierno de Larreta. Lxs trabajadorxs de las políticas sociales de CABA se ven particularmente afectadxs: no existe estabilidad laboral, los salarios se encuentran por debajo de la línea de pobreza y hay multiplicidad de modalidades de contratación para trabajadorxs que realizan la misma tarea y cumplen la misma cantidad de horas.

En el Ministerio que dirige Guadalupe Tagliaferri hay más de mil trabajadorxs, de un total de cerca de 5500, que aún se encuentran bajo la modalidad de contrato de locación de servicio y asistencia técnica. Estxs trabajadorxs no tienen ART, no cobran aguinaldo ni bono, no tienen estabilidad laboral y su salario no está sujeto a las paritarias que se firman. Esta es una clara política de fraude laboral en el que Larreta y Tagliaferri son abanderados. Además del disciplinamiento de lxs trabajadorxs, tienen por objetivo “ahorrarle” al Estado miles de millones al año, millones que luego serán destinados a otras áreas más redituables para el PRO: publicidad, veredas que se rompen una y otra vez, plazas, bici sendas, “playas” sin agua ni arena, etc. Esta es la otra cara del vaciamiento de las políticas públicas sociales: lxs trabajadorxs precarizadxs son sinónimo de políticas públicas precarizadas.

Y entonces, ¿qué hacemos?

El estado de situación es realmente crítico y con un futuro sombrío pero previsible: si Larreta gana en la Ciudad, el vaciamiento de las políticas públicas y sociales se va a profundizar, y con ello se acentuará, a su vez, la vulneración de derechos de la población más vulnerada y de los trabajadorxs que llevan a cabo las políticas públicas. La tarea más inmediata es hacer lo necesario para ponerle fin a este gobierno de ricos gobernando para ricos en detrimento de lxs más pobres. Y esto tiene que plasmarse en las urnas el próximo 27 de octubre: el “Fuera Macri” debe traducirse en CABA en un “Fuera Larreta”.

Sin embargo, la tarea no termina allí, y lo estratégico radica en poder hacer de la necesidad de las políticas públicas integrales y de calidad una necesidad de toda la población, un derecho inexpugnable que debe ser garantizado por cualquier gobierno que se encuentre al frente del Estado.

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s