Chubut, después de 40 días de huelga, la lucha sigue hasta vencer

La provincia de Chubut es un caldero. Desde el año pasado que se sostiene un duro enfrentamiento entre el gobierno provincial y los/as trabajadores de diferentes reparticiones estatales. Las razones son múltiples, pero hay una que se impone por sobre las demás: el salario. Este año los/as trabajadores están cobrando de forma escalonada. ¡Algunos/as lo hacen el 29 del mes! Los salarios están congelados y el gobierno, después de las elecciones, aseguró que no pagará la cláusula gatillo acordada en las paritarias.

La situación se torna dramática, la docencia lleva 40 días de paro, y a pesar de las movilizaciones no se avizora una salida. Este lunes, la Mesa de Unidad Sindical (MUS), que agrupa a los principales sindicatos docentes y otros gremios estatales, ha convocado a paros para toda la semana, con ollas populares en toda la provincia, para el día miércoles.

Manuel, delegado de ATECH (sindicato docente de Chubut) nos cuenta la situación que se vive en la provincia. Nos comenta que además del tema salarial hay otras problemáticas:

“No se realizan las reformas de los edificios escolares. En muchos casos las escuelas no pueden funcionar porque no tienen calefacción y acá en Patagonia se siente el doble el frío. Sumado a esto, salieron a la luz varios casos de corrupción, donde se destapó que la Ministra de Educación -Graciela Cigudosa- hacía negocios con empresas amigas, haciendo obras truchas y cobrando sobreprecios. Por ejemplo, llegaron a facturar 200 mil pesos por el cambio de una canilla. Esta mujer, que tuvo que renunciar, asumiría en diciembre como diputada. A esto se suman los casos del ministro de economía, de infraestructura, el director del (ISSyS) Instituto de Seguridad Social y Seguro de la Provincia (la caja previsional), donde hay una defraudación comprobada: compraban terrenos, campos, un curro tremendo”. “En 2015 la caja tenía superávit y ahora tienen un déficit de 30 millones”.

Ante esta grave situación, que afecta los ingresos, la salud, y las condiciones de trabajo de todo el conjunto, el proceso de lucha fue escalando en Chubut. Muchas veces al margen de algunas estructuras sindicales que tardaron en dar respuesta.

“Después del receso escolar ATECH sacó un paro de 36 horas, mientras los jubilados tomaron el ISSyS porque no cobran la jubilación”, nos cuenta Manuel. Después de eso se inició “un paro de forma indeterminada, hasta el día de hoy- ya van 40 días- y empieza el proceso de cortes de ruta”.

A causa de los primeros piquetes, “en Comodoro Rivadavia metieron preso al Secretario Gral. de la regional Sur, junto a una delegada de escuela. Al otro día los cortes se sostuvieron hasta que los liberaron”. Como continuaban los cortes, “los petroleros no pueden bajar a los pozos y entonces sucede que “Loma” Ávila, que es presidente de “Petrominera Chubut” (que es un organismo del Estado) y Secretario General de Petroleros de Chubut, envió una patota para romper el corte y sucede lo que todos vimos”.

“Después del ataque de la patota hubo una repercusión muy importante. Se dice que en Comodoro llegaron a movilizar 30 mil personas, la movilización más grande de toda la historia de la ciudad. También se movilizó en Trelew, en Esquel, Puerto Madryn, en las localidades más importantes. Hubo además pronunciamientos de todas las escuelas”.

Por otro lado, CTERA llamó a un paro nacional con movilización. “CTERA siempre atrás, el año pasado también, con la toma del ministerio de educación, después de 30 y pico de días recién sacó un paro nacional”, destaca el compañero.

Y aquí nos metemos en el otro punto de la cuestión. El rol del sindicato durante el conflicto.

“La mayor problemática que tenemos acá es la conducción provincial del sindicato ATECH, que es “la Celeste” (kirchnerista), nos cuenta el delegado. En general son refractarios a la movilización y hacen equilibrio entre las demandas de los/as trabajadores y sus acuerdos con el oficialismo provincial. Hay un caso paradigmático que es el del proyecto de Reforma Tributaria que impulsa la MUS, donde ATECH es hegemónico. La reforma propone que “las pesqueras, ALUAR, las petroleras, paguen un canon diferenciado,  para salir de la crisis”. Sin embargo, la conducción del sindicato nunca se juega a movilizar para presionar que se apruebe la reforma. Relata Manuel: “cuando les decimos en el cuerpo de delegados, vamos a movilizar, convoquemos a la legislatura, vamos a presionar ahí, con la fuerza de los/as trabajadores, no mandan a la casa…. No se la juegan en profundidad, es de la boca para afuera, un doble discurso. Porque hay muchos acuerdos por atrás entre la conducción provincial del sindicato y los diputados”.

La situación en Chubut, más allá de sus particularidades, puede ser un espejo interesante para mirar la coyuntura. Mario Arcioni ganó la elecciones con la alianza Chubut al Frente, que en las nacionales se alineó en el Frente de Todos. Después del proceso electoral, Arcioni anunció que no había plata para respetar las paritarias y congeló los salarios. El ajuste es con todo(s). A su vez, mientras las escuelas tienen graves problemas edilicios, salen a la luz las causas de la desinversión: los/as funcionarios/as hacen negocios con la plata del pueblo trabajador. ¡Y después claro, el estado no tiene fondos!

Esta presunta crisis del estado provincial tiene además un punto que mueve a sospecha. Desde el año pasado que vienen queriendo imponer la megaminería como única salida para superar el déficit fiscal. A ello se opone una clara conciencia popular que sabe que nuestros recursos, nuestra salud y ambiente no pueden ser rifados a las grandes multinacionales extractivistas. Coincidentemente, a nivel nacional, todas las fuerzas políticas tienen sus ojos puestos en Vaca Muerta como el gran “salvador”: con su modelo de fracking  contaminante y su reforma laboral que ya costó varias vidas obreras.

Por otro lado, en este conflicto se puede ver que una parte de la dirigencia gremial camina a paso lento, frente a una situación que se torna dramática para los/as trabajadores. Mientras que, la dirigencia de los petroleros, del mismo signo político que el gobierno y con evidentes contactos con las patronales del sector, promueve los enfrentamientos entre trabajadores. O mejor dicho, utiliza la patota del gremio para golpear laburantes que defienden sus ingresos, sus derechos y el derecho de todos/as los/as chubutenses a poder estudiar sin morir de frío.

A contramano de todo esto hay una clase trabajadora movilizada. Miles salieron a las calles contra el atropello de las patotas. Miles vienen protagonizando una lucha larga, con asambleas, cortes de ruta, y marchas. Incluso un sector utilizó la cobertura de ATE para poder salir a la huelga cuando ATECH seguía haciendo la plancha.

Es vital que los/as trabajadores de Chubut ganen esta pelea. Por ello es fundamental que las centrales de trabajadores estén a la altura de la situación y convoquen a medidas nacionales en solidaridad con el conflicto.

Es necesario comprender que la grieta entre ajustadores y ajustados/as no está marcada por ningún sello partidario. La clase dominante está dispuesta a descargar todo el peso de la crisis sobre nuestras espaldas (aun más). Es por ello que desde la clase que vive de su trabajo debemos tener el máximo de unidad, el máximo de movilización y solidaridad.

¡Si gana Chubut es un triunfo de los/as laburantes!

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s