Olavarría, Mesa de Emergencia: Frente a la crisis, organización y lucha colectiva

Si de luchas territoriales y colectivas se trata, no podemos dejar de poner la lupa en la experiencia que las organizaciones de la ciudad de Olavarría vienen llevando adelante con la conformación de la denominada “Mesa de Emergencia”, que se convirtió en el dolor de cabeza de la intendencia de Cambiemos de la ciudad. A una semana de las PASO, esta “Mesa” convocó a todas las fuerzas políticas que se presentan en la ciudad y a los medios de comunicación para una conferencia de prensa, donde se expusieron doce puntos a tener en cuenta para paliar la crisis actual y venidera. De esta manera la “Mesa de Emergencia” logró marcar agenda en las plataformas de los distintos candidatos, sustentando estas propuestas a través de un serio diagnostico propio y colocando en una incómoda situación al oficialismo, única fuerza política que no asistió a la cita.

Pero, ¿Qué es la mesa de emergencia? ¿Cómo y cuándo se conformó?

Ya por agosto de 2018 la Federación de Sociedades de Fomento (entidad que agrupa a más de 40 centros de fomento), conducida por una comisión recientemente asumida y combativa, puso sobre la mesa la grave situación que está empezando a percibir en los barrios, debido a la falta de alimentos y asistencia por parte del estado. Es así que con gran atino, plantean una urgente colecta solidaria que se llevó adelante y que tuvo una respuesta contundente de parte de la población. Unos días más adelante, en la “ciudad del trabajo” se produjeron una serie de saqueos a supermercados chinos que fueron fuertemente reprimidos con las fuerzas de seguridad.

Mediante la campaña solidaria de recolección de alimentos planteada anteriormente, la Federación demostraba que no hablaba con el diario del lunes, sino que ya preveía esta situación debido a su alto nivel de inserción en las barriadas.

Tras Los acontecimientos de saqueos nuevamente la federación vuelve a emitir un fuerte comunicado donde exige al gobierno municipal que abra una vía de dialogo con inmediata acción y se pone a su disposición. Pero la repuesta del estado fue: “no le vamos a dar mercadería para que hagan política con ella”. Esta respuesta y negación de parte del estado, lejos de convertirse en un elemento de frustración o desmoralización para algunas de las organizaciones nucleadas en la Federación y para su conducción se convirtió en un efecto multiplicador y empoderante que llevó a la conformación, en el mes de septiembre, de algo mucho más representativo que es esta “Mesa de Emergencia”. Acá se logró confluir con actores sociales independientes que venían organizándose genuinamente en sus barrios para paliar la situación. Este fue un componente fundamental ya que, a diferencia de los ya tradicionales punteros, ellas/os son referentes validadas/os por sus vecinas/os.

Una de las principales medidas tomadas en el mes de octubre del año pasado, fue hacer ollas populares con corte parcial de tránsito y entrega de folletos en simultáneo en varios barrios, donde se exigía la declaración urgente de la emergencia alimentaria. Estas medidas pocas veces realizadas en una ciudad como Olavarría generaron la presión necesaria para que los partidos tradicionales recojan el guante y planteen en el Concejo Deliberante el reconocimiento de la problemática. Esto llevó a que el municipio finalmente abriera el dialogo y se concretara una reunión ya en enero de 2019. Está se formalizó con varias promesas por parte del estado, a las cuales la mesa le dio tiempo a que se llevaran a cabo durante 4 meses.

Al evidenciar que la situación se agravaba y la emergencia no era sólo alimentaria sino que también era de salud, hábitat y de trabajo, se dió la reorganización de la mesa y se involucran sectores nuevos, entre ellos reconocidas profesionales de la salud pública que conducen la asociación de profesionales de salud en la ciudad.

Para llegar a datos o números concretos y como un respaldo de la situación que evidenciamos y denunciamos con palabras, se decidió hacer un diagnóstico de la realidad que nos interpela cotidianamente y que el gobierno parece pasar por alto. El relevamiento se hizo mediante una planilla diseñada por la mesa y a través de los referentes barriales que la conforman se llegó a las/os vecinas/os más vulnerados.  El hecho de que en menos de un mes se haya juntado una muestra de 176 familias (800 personas) no es menor, ya que da cuenta del alcance y la llegada de cada organización a los sectores más postergados. Al cierre de esta edición esas planillas ya suman un total de 226 familias, lo que da una muestra de más de 1.000 personas.

Las cifras son alarmantes en relación a la falta de trabajo, el déficit habitacional, los problemas de salud y las pocas políticas públicas que implementa el estado (siendo estos en su mayoría dependientes del nivel nacional).

Entendiendo lo emergente de esta realidad y habiendo generado un impacto social profundo desde la Mesa de Emergencia se presentó un proyecto de ordenanza donde se propusieron medidas para atacar estas problemáticas. Conjuntamente con esto se decidió plantar una olla popular en la plaza central, frente al municipio en el mes de julio. Hecho que vuelve a marcar un hito histórico en la ciudad, siendo la primera vez que se lleva adelante esta acción en las puertas del palacio municipal. La jornada estuvo acompañada por los medios locales y la palabra de más de 10 referentes barriales que daban a conocer su cotidianeidad poniendo el cuerpo y la voz. El cierre de esta actividad fue mediante una asamblea en la que se plantearon los pasos a seguir que constaron en elaborar una serie de puntos clave como propuestas que entendían necesarias y urgentes, fundadas en el diagnostico en el que se venía trabajando y volver a plantear una colecta masiva en toda la ciudad con el fin de recaudar alimentos y de visibilizar aún más las acciones de la mesa de Emergencia.

En respuesta a estas actuaciones el estado volvió a tomar un discurso  agresivo y en su sentencia del “hacen política con el hambre de la gente” buscan desviar la mirada, correr el foco de discusión, cuando la triste realidad es que la gente pasa hambre, frío, no tiene trabajo ni salud y ellos no se hacen cargo. Se llena de connotaciones negativas la palabra “política” para que se deje de creer en ella, para generar descontento y desorganización sin legitimar que existe otra forma de hacer política que tiene en cuenta a los que ellos dejan por fuera. Su única respuesta se dio (entendiendo que estamos en tiempo electorales) cuando la Mesa hizo visible a través de las redes, historias de familias que vivían en condiciones deplorables, víctimas de la desidia del estado y la falta de compromiso.

Así y a pesar de que ningún integrante de la Mesa pertenece a ninguna de las listas que se disputan en elecciones, lograron meterse en el medio de la discusión electoral por fuera de los partidos tradicionales, convocando a una conferencia de prensa donde asistieron referentes de todas las fuerzas políticas, entre ellos el precandidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires, Christian “Chipi” Castillo. Sustentados por el diagnostico, se expuso el descontento en los barrios y las propuestas que generaron para enfrentar la situación actual de crisis. Con repercusiones en todos los medios locales, las denuncias cobraron carácter masivo y se volvió un punto que se incorporó en cada cuestionario a la gestión actual por parte del periodismo.

La colecta de alimentos llego después y demostró la solidaridad de los vecinos, con más de 60 voluntarias/os, dispuestos en doce supermercados. Durante dos días intensos se consiguió visibilizar aún más las problemáticas y recaudar gran cantidad de donaciones.

Cuando el estado municipal adhiere a las mismas premisas que sus pares provinciales y nacionales, de negar la realidad provocada y mirar hacia un costado, esta agrupación no se detiene. Estando próximo a que se trate en el consejo deliberante el proyecto de ordenanza presentado, la Mesa de Emergencia se encuentra más afianzada que nunca incorporando cada vez más actores sociales convencidos de la unidad en la acción. Por eso, y gracias a estas experiencias en las calles y la organización popular de base, hoy más que nunca entendemos la importancia de las luchas colectivas.

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s