Macri tiene que perder

Es una necesidad que urge para la gran mayoría trabajadora y asalariada, que ha visto sus ingresos licuados, su calidad de vida pauperizada y sus derechos más básicos vulnerados.

Vivimos en un contexto de feroz ajuste, de suba constante de los servicios básicos con los brutales tarifazos, una reforma previsional nefasta, devaluación vertiginosa de la moneda e inflación, de quiebre y cierre de miles de comercios y fábricas, de recesión y despidos masivos en áreas estatales, con un correlato de endeudamiento a niveles históricos, dando como saldo, elevadas tasas de desempleo, sub empleo y precarización, y un durísimo aumento de la pobreza y de la indigencia.

Los golpes al bolsillo del pueblo trabajador, han sido acompañados por el deterioro de libertades y derechos democráticos, buscando retroceder también en las conquistas simbólicas y recrudeciendo la represión. El protocolo antipiquetes, la decisión de que las Fuerzas Armadas puedan intervenir en tareas de seguridad interior, los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, todos los casos de gatillo fácil y la intentona por bajar la edad de imputabilidad, fueron definiciones acompañadas por el negacionismo de la existencia del terrorismo de estado, en términos tanto de discurso como en políticas educativas y la demagogia punitiva de “mano dura”. El rol del aparato judicial mafioso y de los medios de comunicación hegemónicos, ha sido nefasto y en general ha buscado construir consenso alrededor del gobierno de Cambiemos, sin importar los medios para conseguirlo, desde la tergiversación, hasta la vulgar mentira. Los golpes al periodismo independiente (persecución y represión) y el vaciamiento de la agencia Telam, son ejemplos de la política monopolizadora en función de garantizar un discurso favorable a los intereses del gobierno.

Este entramado de políticas, no ha tenido otro objetivo, más que garantizar, en este contexto de crisis, abaratar la fuerza de trabajo y una redistribución de los ingresos en beneficio de los sectores más concentrados de las clases explotadoras y propietarias. Por ello, el gobierno sigue teniendo apoyo de Trump, las grandes empresas energéticas y agroexportadoras, y de los capitales financieros.

Una reelección de Macri constituiría un plebiscito del saqueo perpetrado y, peor aún, una luz verde para su profundización. Y el mayor garante de que será así, ha sido justamente Macri, declarando que en un nuevo mandato, hará “lo mismo, pero más rápido”.

Sumado a esto, un triunfo del gobierno en las urnas envalentonaría aún más a los sectores más reaccionarios y conservadores de la sociedad, que intentan consolidar su agenda represiva y antiderechos, dejando a la población trabajadora en una relación de fuerzas enormemente disminuida frente a tales sectores.

Un segundo mandato de Macri fortalecería la injerencia directa de la Casa Blanca y el FMI en nuestro continente, significaría la agudización de la entrega de nuestros recursos, más desocupación, hambre, represión y pérdida de conquistas sociales. La disputa que libran las potencias imperialistas (Estados Unidos, China, Rusia) por la apropiación de los bienes comunes (reservorio de agua dulce, minerales y metales, diversidad biológica) en América Latina y el Caribe, se concreta con una enorme inversión de los capitales transnacionales en dichos sectores, que buscan en los gobiernos, la garantía de que podrán saquearnos a bajo costo y sin resistencia por parte de los pueblos.

Sabemos que la lucha política y social no se reduce a las urnas, nunca tomamos la consigna “hay 2019”, ni creemos que haya que subordinar todo a ese terreno, al contrario. Aun así afirmamos: Macri tiene que perder.

La lucha electoral es un terreno donde las clases dominantes tienen predominio, donde más cómodas se sienten. Sólo en momentos de intensa movilización social puede llegar a constituir un peligro para sus intereses o convertirse en un momento donde se cristalicen aspiraciones populares. Es por esto que a pesar de que sostenemos que Macri tiene que perder, no abrigamos demasiadas “esperanzas” en las alternativas electorales.
No hace falta ser politólogo, ni encuestador para saber que la única fórmula capaz de derrotar electoralmente al macrismo es la conformada por el “Frente de Todos”. La presentación del libro Sinceramente, primero, y el anuncio de la fórmula F-F, después, lograron concitar la esperanza de amplios sectores que no aguantan más a este gobierno saqueador, ya sea por convencimiento o por táctica a la hora de votar. La reunificación de todo el peronismo y la incorporación de otras organizaciones sociales y políticas del campo popular, le ha otorgado bastante amplitud al armado electoral. Todo lo cual le da mayores posibilidades de derrotar al gobierno en las urnas. Sin embargo, no es menor el hecho que la reunificación del PJ se hace definitivamente por derecha y con un armado conservador.

Más allá de que hasta ahora han sido muy cautos en las promesas, y no han explicado cómo piensan resolver los graves problemas sociales y económicos. Sí podemos saber quién es Alberto Fernández y qué intereses representa, hacer eco de algunas declaraciones significativas de F-F y memorar la práctica que el PJ, con todas sus variantes, tuvo como “oposición” en estos cuatro años de Cambiemos.

Alberto Fernández, a quien el propio kirchnerismo orgánico denostaba hasta hace poco, es un confeso del voto en blanco, jugó para Repsol, en el conflicto del campo estuvo con Clarín y la Sociedad Rural, estuvo con Cavallo, entre otras joyitas de su historia política. Por su parte CFK no sólo ha hecho hincapié en la necesidad de concretar un “pacto social” que implicaría sacrificios que no se han explicitado, si no que se encargó de aclarar que ya “no son los mismos, ni el mundo es el mismo”, en clara referencia tanto al difícil contexto externo actual, como a la concreta composición del nuevo frente.

En este sentido, la fórmula, ya declaró que Argentina “necesita un dólar alto” (más devaluación), que “la guerra con Clarín se terminó”, que “no estamos en la situación económica del 2003”, que “más capitalista que yo no hay nadie”, y que pagarán al FMI de la manera menos dolorosa posible, aunque no explican cómo ni cuál sería el costo de una posible renegociación de la deuda, y ya sabemos a quienes les dolerá sí o sí.

Cabe traer a colación lo que nos preguntábamos hace algún tiempo: “¿cuál será el modelo de desarrollo? El neodesarrollismo ya se estrelló con la realidad de la dependencia del capitalismo en Argentina, y su matriz productiva totalmente subordinada al capital transnacional. Parece imposible que esa estructura pueda siquiera ser modificada, en una alianza integrada por personajes como el actual presidente del PJ José Luis Gioja, ligado al modelo minero extractivista en San Juan; o Gildo Insfrán, impulsor del modelo de desmonte y sojización; o el mismo Alberto Fernández, amigo y beneficiario de las aseguradoras y financieras. No creemos que desde ese polo alternativo burgués, se pueda, o se quiera, enfrentar realmente el programa de ajuste y saqueo actual.” (Senda Guevarista, 20 mayo, 2019)

Hoy podemos agregar a Sergio Massa, que entre otras cosas, es un defensor del discurso de “mano dura” y que impuso ya sus condiciones al armado (pago de la deuda, no tocar a los medios de comunicación, ni los privilegios del Poder Judicial)

Por otro lado, oficialistas y opositores parecen depositar todas sus esperanzas en la explotación de Vaca Muerta, donde extrae el petróleo con un costo ambiental altísimo (fracking), y una flexibilización laboral que ya ha costado varias vidas. El modelo productivo de la Soja transgénica que propaga el cáncer y el desmonte es otro de los consensos transversales.

Cuando a acuerdos nos referimos, no podemos dejar de mencionar que la oposición Pejotista y kichnerista, con sus diferencias, fue y sigue siendo parte en la tarea de garantizar gobernabilidad, llamando a no tomar las calles en momentos tan álgidos como las movilizaciones por Santiago Maldonado, o como las manifestaciones contra la reforma previsional. Incluso, es importante recordar que el presupuesto destinado a fuerzas de seguridad, se triplicó del 2003 al 2015 durante los gobiernos kirchneristas y que también aprobaron la ley antiterrorista. Y es que ya los primeros ajustes se llevaron adelante con CFK y su “Sintonía Fina”, de la mano de Kicillof, aunque de forma más gradual.

Es que el PJ es el partido del orden. En última instancia defienden los intereses de las propias clases dominantes, cumpliendo un rol disciplinador. Basta de ejemplo el papel estabilizador y re-legitimador del sistema capitalista que tuvieron en Argentina luego del “Que se vayan todos”, incluso a través de una política de concesiones a las clases populares, que en el contexto actual está lejos de poder repetirse de la misma forma (sin álgida movilización y descontento, y sin alza en los precios de los commodities).

Por todo esto, es que a pesar de comprender que la fórmula F-F es la única capaz de vencer a Cambiemos, estamos bastante lejos de pensar que con su derrota electoral caerán automáticamente sus políticas y terminarán los padecimientos populares.
En este sentido es claro nuestro llamado a votar CONTRA Macri, y va acompañado de la necesidad de reforzar la resistencia, sea cual fuere el resultado electoral.

Frente al escenario que se avecina, las organizaciones que peleamos del lado del pueblo trabajador, que formamos parte de él, todavía no tenemos la suficiente fuerza y no es menor la fragmentación que aún nos aqueja. Sumado a esto, no perdemos de vista que muchos grupos y organizaciones, ante la desesperada situación, emprendieron el viejo camino de intentar dar la pelea “desde adentro” de los partidos del sistema. Estos son elementos que nos debilitan, que nos colocan ante situaciones como la actual. Aun así, sabemos que en las calles siempre están las izquierdas, que nos hemos movilizado ante cada reclamo, ante cada injusticia, que no esperamos elecciones, y que, a pesar de nuestras debilidades, hemos sido un sector protagónico en las luchas contra el macrismo, reiteradas veces frente a la inacción del kirchnerismo y la burocracia sindical.

Por otro lado, no podemos dejar de resaltar que fueron representantes del Frente de Izquierda quienes una y otra vez se opusieron a las medidas impulsadas por Cambiemos en el Congreso y llevaron propuestas concretas para beneficiar al conjunto de trabajadoras y trabajadores de nuestro país. Por eso desde la O.R.G. creemos que es fundamental fortalecer la presencia de la izquierda en el Congreso, porque a la hora de votar leyes, el peronismo y Cambiemos han sabido ponerse de acuerdo muchas veces, y porque tenemos la certeza de que se enfrentarán a las exigencias del FMI, priorizando la mejora en las condiciones de vida, la apertura de puestos de trabajo, la legalización del aborto, entre otras reivindicaciones.

Finalmente, sabemos que será en las calles, en las fábricas, lugares de trabajo y de estudio donde se dirimirán las grandes batallas por nuestros salarios, nuestros derechos sociales y políticos. “Es primordial, sin lugar a dudas, derrotar en las urnas al neoliberalismo, pero fundamentalmente debemos derrotar a su programa.” (Senda Guevarista, 12 de junio, 2019)

Por eso la tarea ahora es derrotar a Macri,
garantizar la presencia de la izquierda en el Congreso,
y gane quien gane, fortalecer la resistencia.

Descargá el comunicado en PDF

Te dejamos algunas notas que aportan al debate:

El poder judicial: sostén clave del sistema en Argentina, junio 2019

¿Es la fórmula Alberto-Cristina la estocada final para que caiga el programa del Ajuste y el FMI?, mayo 2019

Luchas y resistencias frente a la ofensiva macrista, julio 2019

Campaña del miedo, julio 2019

La doctrina del shock, Fernández-Fernández y el voto de confianza, mayo 2019

 

 

 

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s