Campaña del miedo

Por José B.

Sería aburrido narrar en estas líneas la cantidad de episodios en donde las “fuerzas del orden” han sido protagonistas de desapariciones, asesinatos, persecusiones, represiones y otras tantas acciones contra el pueblo. Sería aburrido también abundar en datos numéricos, aunque hay uno que no se puede pasar por alto: Argentina es el país con mayor cantidad de policías en América Latina. ¿Gracias al gobierno de Macri? No, el principal responsable fue el kirchnerismo.

Con la excusa de combatir la inseguridad, durante los años de Néstor Kirchner y Cristina Fernández el presupuesto destinado a las fuerzas de seguridad se triplicó, así como también se aprobó la “ley antiterrorista” mediante la cual se persigue policial y judicialmente a cualquiera que tire una piedra.

La gestión Cambiemos no se quedó atrás y, aumentando otro tanto las fuerzas de seguridad pero, principalmente, invirtiendo en tecnología y armamento, instaló en las calles una presencia represiva pocas veces vista desde el fin de la dictadura allá por 1983.

¿De qué sirvió tanto policía y gendarme? En materia de inseguridad en nada, no hay un solo índice que indique que haya mermado la cantidad de delitos u homicidios. Por el contrario, aumentan año a año los robos y el nivel de violencia con el que se cometen. Mientras tanto, la gendarmería nacional tuvo implicancia directa en el caso Santiago Maldonado, la prefectura asesinó por la espalda a Rafael Nahuel, y cuatro pibes perdieron la vida tras ser perseguidos por la policía bonaerense en la localidad de San Miguel de Monte (solo por nombrar los hechos de mayor relevancia). El gatillo fácil llega a cifras récord: en 2018 una persona moría en manos de las fuerzas de seguridad cada 21 horas.

Los alumnos de pato

Parece mentira a esta altura que Patricia Bullrich siga siendo Ministra de Seguridad, pero no es casual. El gobierno nacional sabe que, aunque a muchos/as nos indigne el accionar represivo, hay un sector de la sociedad que, por convicción o por ignorancia, aplaude hasta las mayores barbaridades dichas o hechas por Bullrich y, con la absoluta y necesaria complicidad mediática, han logrado instalar la idea de que se necesitan políticas de seguridad cada día más duras.

Así las cosas hoy vivimos en una sociedad cada día más “militarizada” y, lejos de cuestionarse las políticas del oficialismo, desde el resto de los partidos que compiten con Macri y sus socios, se busca “competir” en el discurso de la mano dura con el fin de atraer nuevos votantes. Fernando Espinoza, candidato a intendente de La Matanza por el Frente de Todos, se mostró en un spot pidiendo nuevamente la presencia de gendarmes que la gobernadora Maria Eugenia Vidal les “robó”, y asegura que tanto Alberto Fernández como Axel Kicillof le prometieron que le cumplirían su pedido de ser elegidos en Octubre. En La Plata, Victoria Tolosa Paz (otra candidata a intendenta por el Frente de Todos) acusó al intendente de Cambiemos, Julio Garro, de no saber manejar los fondos con los que cuenta en materia de seguridad y prometió que, de ser elegida, los platenses tendrán más y más patrulleros. Mientras Tolosa Paz se esfuerza por ponerse a la altura de lo que la campaña pide, el centro de la capital bonaerense se encuentra prácticamente sitiado por un operativo policial sin precedentes destinado a impedir la venta ambulante de familias que solo buscan ganarse un mango para llevar algo de comida a sus hijos; el resultado por el momento da por ganador a Cambiemos, que no sólo está impidiendo la labor de estas familias, sino que además reprimió y hasta encarceló a dos militantes de Patria Grande (que estaban filmando el operativo en el que los uniformados se llevaban la mercadería de las vendedoras), y recibió el “aplauso” de un sector importante de la ciudad que se siente afectada por la “venta ilegal”.

Las PASO se acercan y la carrera parece que la va a definir el candidato o candidata que presente la propuesta más represiva para combatir la inseguridad. Y en ese terreno nadie supera a Patricia Bullrich que, ni lerda ni perezosa, anunció la creación de un Servicio Cívico Voluntario para darle “formación en valores” a jóvenes que no estén ni estudiando ni trabajando y cuyo aprendizaje será brindado por la propia Gendarmería Nacional.

La verdadera inseguridad

Así como la inseguridad aumenta al ritmo que aumentan las “fuerzas del orden”, la desocupación y la pobreza tampoco paran de crecer y, cuando esto último sucede, también crece la bronca, las movilizaciones y todo tipo de protesta. ¿Cuál es la respuesta? Represión. ¿Quiénes la ejercen? Las fuerzas financiadas y apoyadas por los partidos de la burguesía. ¿Quiénes la integran? Los mismos y las mismas jóvenes que, sin trabajo ni futuro encuentran una salida en la policía, la gendarmería o la prefectura. ¿Disminuye la inseguridad? No. ¿Qué logran? Que gane quién gane, y a sabiendas que todos van a seguir las exigencias del FMI, las fuerzas estén preparadas para contener cualquier tipo de estallido popular que, más temprano que tarde va a suceder.

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s