COMUNICADOS

El golpe del 19 de julio

La última dictadura no cometió “errores” ni “excesos” como muchas veces difunden, para confundir, los milicos y los intelectuales de la clase capitalista. El terrorismo tenía objetivos bien claros: derrotar a sangre y fuego el auge de masas que protagonizaba nuestro pueblo desde 1969 y exterminar (literalmente) las organizaciones revolucionarias surgidas de su seno.

Por eso, el 19 de julio de 1976, cuando la dictadura genocida logró dar con el paradero de Mario Roberto Santucho (Roby) y toda la dirección del PRT-ERP, cumplió uno de sus más preciados objetivos políticos y militares. Ese día, una patrulla del ejército genocida irrumpió en un departamento de Villa Martelli, provincia de Buenos Aires, donde estaban Santucho, Secretario General del PRT y Comandante del ERP, Liliana Delfino destacada militante y compañera del Roby, Benito Urteaga, miembro del Comité Ejecutivo (CE) del Partido y la militante Ana Lanzillotto. Ese mismo día cayeron Fernando Gértel y el “Gringo” Menna, compañero de Lanzillotto, también miembro del CE, quien fue brutalmente torturado durante días.

Benito Urteaga murió en el enfrentamiento con los milicos, mientras que Santucho quedó gravemente herido y fue conducido vivo a Campo de Mayo. Liliana Delfino y Ana Lanzillotto fueron llevadas al mismo centro clandestino de detención. Estaban embarazadas. Todas y todos continúan desaparecidas/os. El hijo de “Ani” y el “Gringo”, Maximiliano Menna Lanzillotto, logró recuperar su identidad en 2016, gracias al enorme laburo de “Abuelas”.

El PRT-ERP era calificado en el “Plan del Ejército” como “Oponente Activo de prioridad 1”. La militancia perretista era tachada de “irrecuperable” y Santucho considerado como enemigo Nº 1.

La burguesía argentina tenía bien claro que la clase trabajadora y el pueblo iban a resistir la dictadura, como ya habían hecho durante los golpes anteriores. Y también que la presencia de las organizaciones revolucionarias le podía dar otro sentido a la lucha y a la resistencia. Por eso, ya desde 1975 las Fuerzas Armadas apelaron a la tortura, el secuestro y la desaparición forzada para “aniquilar” -en todo el sentido de la palabra- a las fuerzas de la Revolución.

Todos los diarios de Argentina comunicaron eufóricos el asesinato del Roby y el secuestro de la dirección del PRT. “Aniquilaron la cúpula extremista”, rezaba en grandes letras de molde la tapa de Clarín del 21 de julio.  “El Ejército obtuvo una de sus más fulminantes victorias”, sostenía la agencia oficial Telam.

Sin dirección revolucionaria no hay revolución. Puede haber resistencia, rebeliones populares, huelgas, manifestaciones, pero si no existe una organización revolucionaria que aspire a la toma del poder no hay posibilidad de derrotar a las fuerzas de la burguesía. Eso lo entendieron bien los milicos y lo sabían las compañeras y compañeros del PRT-ERP. Esa es una de las razones por las cuales, desde mediados de 1975, en vistas a la escalada de violencia del Estado y la posibilidad cierta del golpe, habían comenzado las tratativas para unificar a las principales organizaciones guerrilleras -Montoneros, OCPO (Organización Comunista Poder Obrero) y el PRT-ERP- en la Organización para la Liberación de Argentina (OLA).

Ese 19 de julio la burguesía asestó un durísimo golpe a las fuerzas revolucionarias y populares. Desde aquellos días no ha surgido aún una fuerza política que alcance el desarrollo que tuviera el PRT. Y no nos referimos al asunto de la lucha armada, sino a  la cuestión que desde entonces no ha habido una organización que se plantee seriamente la problemática del Poder. Incluso en los ‘90 fueron hegemónicas una serie de teorías que sostenían que era posible “cambiar el mundo sin tomar el poder”. Desde aquella época y aún hoy, buena parte de las organizaciones populares “descubrieron” que la única forma “realista” de dar la pelea es en el interior de los partidos de la burguesía (fundamentalmente el PJ). Mientras que otros se han conformado históricamente con saber que están a la izquierda del resto. Todos, en general, sin vocación por construir la fuerza social que pueda colocar a la clase obrera y al pueblo en el poder. El golpe del 19 de julio todavía nos duele. El vacío que dejó la caída de la dirección del PRT sigue vacante.

Por eso, como parte de una corriente que nos sentimos herederas y herederos de la generación de los ’70 y en particular de la mayor experiencia del guevarismo en Argentina (el PRT-ERP), entendemos que es vital recuperar nuestra historia, y comprender el significado de determinados procesos. Para nosotras y nosotros la dictadura tuvo un carácter contrarrevolucionario. El asesinato, la persecución y desaparición de miles y miles de compañeras y compañeros tuvo como objetivo perpetuar el sistema capitalista. Tuvo como objetivo destruir las organizaciones revolucionarias que había parido la lucha popular. Si partimos de esa idea quizá estaremos de acuerdo en la importancia de reflexionar alrededor del “golpe del 19 de julio”, en la necesidad de homenajear y recuperar el pensamiento y acción de aquellas compañeras y compañeros. Y en la importancia vital de construir, para nuestra época, la organización revolucionaria que pueda por fin garantizar la tarea que quedó pendiente desde aquel entonces: La Revolución en Argentina. Que logre sacarnos de la miseria, la dependencia y la injusticia cotidiana; irracionales en estas tierras pródigas y fértiles por su naturaleza y su pueblo.

Mario Roberto Santucho, Liliana Delfino, Domingo Menna, Ana María Lanzilloto,  Jorge Benito Urteaga, Fernando Gértel,

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡AVOMPLA!

¡La sangre derramada, jamás será negociada!

19 de julio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s