COMUNICADOS

Brasil: Resistir es el único camino

La prisión arbitraria de Lula es un paso decisivo en el golpe jurídico-institucional que viene viviendo Brasil hace ya casi dos años. Este además se viene combinando con el avance de las Fuerzas Armadas en el control de la seguridad interna de megaestados como Río de Janeiro y el asesinato de dirigentes políticos como Marielle Franco y Paulo Henrique Dourado por bandas para-policiales, por lo que comienza a tomar características militares.
El golpe que vive Brasil denuncia la nueva metodología que está implementando el imperialismo norteamericano en nuestra región, que consiste en utilizar como armas principales de la maniobra al poder judicial y al poder mediático. El invento o la utilización de causas para perseguir a dirigentes políticos o gobiernos que no han respetado al pie de la letra las exigencias imperialistas y la utilización de la prensa, la televisión y las redes sociales para desinformar, generar intrigas, fomentar del odio fascistoide y convocar a movilizaciones de contenido golpista, es la forma que encontró el departamento de Estado norteamericano para llevar a cabo los mismos objetivos contrarrevolucionarios que antes alcanzaban mediante la fuerza militar.
Con esto no queremos decir que quienes son atacados por causas de corrupción tengan las manos limpias, sino que dichas causas son utilizadas a discreción con el único objetivo de perseguir y proscribir a los dirigentes que ya no responden como el capital hoy lo necesita. Esto resulta evidente en Brasil, como en el resto de los países latinoamericanos, donde una gran porción de los legisladores y políticos, encabezados por el propio Temer, son probados corruptos y gozan de total impunidad.

El golpe: consecuencias de la “tercera posición”
No podemos dejar de remarcar, sin embargo, la responsabilidad del PT en la situación que vive Brasil hoy. Su gobierno se basó en una clara política de conciliación de clases que tuvo éxito hasta que las condiciones macroeconómicas mundiales le fueron favorables. Con la crisis se agotaron las posibilidades de sostener una política redistributiva favorable a los sectores populares que, al mismo tiempo, les garantizase fabulosas ganancias a los capitalistas. Así fue como el propio gobierno del PT, para garantizar la “gobernabilidad” y su continuidad en el poder, abandonó su perfil “progresista” y realizó alianzas con los sectores de derecha que luego garantizaron el golpe (llevando al propio Temer como candidato a vice-presidente) y a aplicar planes de ajuste. Pero eso no fue suficiente debido a que el programa del PT ya no se ajustaba a los requerimientos de los sectores más concentrados del capitalismo brasilero. Estos necesitan un plan de ajuste integral e inmediato para continuar garantizando su proceso de valorización y sus fabulosas ganancias y para ello requieren de un gobierno títere y represivo que contenga y apague cualquier reacción popular, aun a costa de la democracia burguesa. Por eso es que la detención de Lula, candidato a ganar las elecciones de octubre, no es otra cosa que una clara afrenta de las clases dominantes brasileras, dirigidas por el imperialismo, para tomar las riendas del país. Y por eso es que todas las organizaciones revolucionarias y democráticas debemos exigir la inmediata liberación de Lula, para que el pueblo pueda elegir a su próximo gobierno libremente y sin proscripciones.

Resistir es el único camino
La única forma de enfrentar el golpe en Brasil es a través de la resistencia, utilizando todos los medios de lucha. Debemos combatir la idea, sostenida por el propio Lula, de que al golpe se lo resiste a través de la propia democracia burguesa, ya que fue justamente su justicia y sus mecanismos los que lo garantizaron.
La experiencia de lucha de nuestros pueblos nos demuestra que la democracia burguesa está diseñada para garantizar la dominación capitalista y que para ello, si es necesario, violarán sus propias leyes. Creer que al golpe se lo combate solamente apostando a una candidatura electoral es un llamado a la desmovilización del pueblo, quien mientras tanto asiste a la concreción de los planes de ajuste, al asesinato de sus dirigentes y al “genocidio silencioso” en las favelas. Por ello el llamado debe ser a resistir con la movilización y la lucha en todos los planos, siendo la calle el lugar predilecto para enfrentar la avanzada golpista.
Solamente con el pueblo como protagonista y no como meros votantes es que en Brasil y en toda América Latina podremos poner fin a los planes del imperialismo y comenzar a construir una vida digna para todos.

¡RESISTIR EL GOLPE EN LAS CALLES!
¡NO AL AVANCE DE LAS FUERZAS REPRESIVAS!
¡POR EL DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS!
¡LIBERTAD A LULA!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s